La enfermedad silenciosa que podemos prevenir

La EPOC es una enfermedad pulmonar crónica, vivimos con ella; es prevenible y tratable, pero no es curable. En el largo plazo puede causar discapacidad grave y hasta la muerte prematura, ya que las personas que la padecen tienen un riesgo más alto de contraer enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y otras afecciones.

  • La EPOC es la tercera causa de muerte en todo el mundo, después de la enfermedad isquémica del corazón y del infarto.
  • La EPOC se puede tratar adecuadamente y la mayoría de los pacientes puede controlar los síntomas, reducir el riesgo de otras afecciones y tener una buena calidad de vida

Qué es EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica -EPOC- es una enfermedad inflamatoria de los pulmones que obstruye el flujo del aire. Normalmente es causada por la exposición prolongada a gases o partículas irritantes, en la mayoría de los casos del humo de cigarrillo.

 Los síntomas del EPOC

La mayoría de las personas no presentan síntomas de la enfermedad sino cuando ya está muy avanzada y el daño es muy grande.

Así, que, si siente los siguientes síntomas, es mejor que visite a su médico:

  • Tos crónica.
  • Disnea o dificultad para respirar al realizar las actividades diarias y especialmente al hacer actividad física.
  • Infecciones respiratorias frecuentes.
  • Cianosis, color azulado de los labios o debajo de las uñas.
  • Falta de energía o fatiga constante.
  • Producción de gran cantidad de flema o esputo.
  • Sibilancia o silbido al respirar.
  • Presión en el pecho.
  • Pérdida de peso involuntaria.
  • Pacientes con bronquitis crónica que mantienen tos diaria y producen mucosidad o esputo durante tres meses al año y durante dos años consecutivos.
  • Pacientes con enfisema, una afección en la cual los alvéolos se destruyen como resultado de la exposición al humo de cigarrillo y a otros gases o partículas.